Carrera de la Mujer Barcelona 2014 (mis impresiones)

Mis impresiones fueron buenas. Nos inscribimos, Mireia y yo, como grupo (Palomar Team: el nombre hace alusión a la empresa en la que trabajamos. Somos las chicas Palomar), e hicimos la carrera juntas. Además aprovechamos para promocionar el nuevo proyecto en el que estoy invirtiendo tiempo e ilusiones, junto a mis hermanos, Run&Think.

Habíamos quedado en Plaza España a las 9 de la mañana (la carrera empezaba a las 10h.), y lo primero que hicimos era buscar un lavabo. Con las carreras y eventos especiales me pongo tan nerviosa que tengo una sensación constante de que me hago pis. Aunque vaya 3 veces antes de la carrera, durante la carrera seguiré teniendo la misma sensación, cosa que me incomoda muchísimo.
Después nos adentramos en la marea rosa de mujeres valientes que querían compartir este día, rodeándonos de mucha animación.
Mireia estaba también muy nerviosa porque esta era su primera carrera. Y para serlo, hubo momentos que le pedí que aflojara, porque iba lanzada. (Mireia tiene 10 años menos que yo, y también bastantes kilos menos).
El primer kilómetro lo tuvimos que hacer practicamente andando. Como comenté en mi análisis de la carrera, a mi entender los cajones no estaban bien definidos y había muchas “caminantes” en la parte de delante, por lo que, hasta que conseguimos correr fluidamente pasó un ratito.
En Gran Via/Cantabria, como siempre, nos esperaba mi hermano para darnos agua. Aunque lleváramos tan poco, prefería llevar el agua en la mano, porque hacía mucho calor, y con los nervios se me seca pronto la boca, así que prefiero llevar el agua para sentirme más tranquila. La sensación de tener sed y no poder beber me asusta.
En Gran Via Mireia estaba animadísima y le pedí que bajara un poco el ritmo, que quedaban unos cuantos kilómetros por delante. A diferencia con la Mercè, como aquí iba hablando con Mireia todo el rato, no hubo lugar para el “machaqueo” mental. Además las sensaciones eran buenas, por lo que pasado el “bache” de los dos/tres kilómetros todo fue rodado (nunca mejor dicho).
En Paseo de San Juan, el punto en el que peor me sentí en la Cursa de la Mercè, mis sensaciones eran totalmente distintas. Estaba en pleno subidón y el ritmo era bueno. La animación, a nuestro alrededor, inmejorable, tanto por parte de las corredoras, como por el público, que animó mucho más que en otras carreras. Puede que fuera por ser un poco más tarde, o por el hecho de ver a tanta mujer junta, vestiditas casi todas de rosa, pero la gente estaba muy entregada.
Lo mejor para mí fue al llegar a Paralelo/Tamarit, donde estaban nuestros maridos e hijos. Mis niños iban a correr con nosotras el último tramo. Y cuando vi que además de ellos estaban mi hermano y mi madre, me entró una alegría, y me hizo tanta ilusión que casi lloro. A mi madre no me la esperaba.
Mis hijos recorrieron el último tramo con toda profesionalidad, y entramos juntos en la meta.

Nuestro tiempo no fué nada del otro mundo, 57’45” por 8,3km., pero teniendo en cuenta que el primer kilómetro lo hicimos practicamente andando, no está mal.

En definitiva, fue una carrera en la que disfrutamos, una fiesta llena de solidaridad. Votar en los Premios Bitacoras.com Bitacoras.com

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s