RETO RUN&THINK SEMANA 6 Y SEGUIMOS!

Esta semana mi báscula ha vuelto a moverse y eso me ha dado más motivación para seguir con la dieta. 67,3 kilos. Ya sólo por el simple hecho de cambiar el número que va detrás del 6 ya es motivo de alegría para mí.
Me he habituado bien a la dieta. És fácil cogerle el “tranquillo” y te permite una ámplia gama de variaciones. No obstante, no somos muy imaginativos en cuanto a la variedad y solemos comer los mismos platos cada semana.
Tampoco disponemos de mucho tiempo para cocinar.
En mi caso me hago la comida de mediodía si tengo pensado ir al gym, y procuro que sea algo sencillo que pueda comer frío o sólo calentándolo en el microondas. La carne se suele quedar dura, así que suelo llevarme ensaladas o verduras con pasta o arroz.

Esta semana, además del entrenamiento de running habitual tenía pensado pasarme por el gym más días. Finalmente sólo pudo ser el lunes y el martes, porque después se puso “enfermita” mi hija y a mediodía me iba a casa a verla.
El lunes hice Body Combat. Esta vez fuí al Dir de Tuset y voy a repetir. El gimnásio está muy bien, muy moderno, y la monitora una “caña”. Una chica con unas espaldas más anchas que las de mi hermano Santi (Thinkincombat), y con una energía explosiva y contagiosa. Lástima que muchos de los alumnos no le devuelvan la misma energía.
El martes tenía previsto hacer Zumba en Dir Eixample. Después de estar en Tuset este queda un poco “cutre”. Pero el monitor no se presentó. (Alucinante que pase esto en un Dir). Así que hice 20 minutos en bicicleta estática.

Respecto al entrenamiento de running de @EDCorredoras ,ahora empieza a ser ya bastante “exigente”.
El martes corrí 60′ a 6’27” . Las sensaciones, últimamente, no son demasiado buenas. Me siento cansada, las piernas me pesan, los entrenamientos se me hacen largos,… Pero después, al acabar, me lleno de felicidad porque lo he podido acabar. Todos los pensamientos negativos que me acompañan mientras corro se convierten en alegría al acabar.
Es curioso que la primera mitad me cuesta “la vida”, y la segunda me pasa más rápido y me siento mejor.
El jueves han tocado series. He de reconocer que tenía más miedo que la semana pasada, porque esta vez, a pesar de ser sólo 3 series, estas iban a ser de 8′ con 6′ de recuperación. No sabia si iba a ser capaz de aguantar el ritmo tanto rato. Así que nuevamente las hice en la cinta de correr, después de 20′ de calentamiento. El resultado fue 3 series a 6’08”, acabando la última a 6′. Durante la primera pensé que no la acabaría a ese ritmo, y que menos aún sería capaz de hacer las otras dos a esa velocidad, pero oye, pensé: “la primera la estás haciendo, sin bajar ritmo, aguantando. Piensa que este esfuerzo se transformará en bajar de 60′ a los 10km., y con el tiempo en una mejora significativa de la velocidad a la que corras habitualmente. Y total, qué son 8 minutos si luego puedes recuperar durante 6?” Pues mira, este diálogo interior me ayudó mucho. También el estar “chorreando” de sudor. Pensaba, si estás sudando, te estás esforzando”. No paré de sudar hasta más de media hora después de haber acabado. Aunque me había duchado, al llegar a casa seguía sudando. Eso significa que mi metabolismo estaba “a tope”. Por lo general mi metabolismo está “adormecido”, así que las series le debieron dar un “chute” impresionante.
Soy muy de visualizar los cambios o sensaciones de mi cuerpo. Me lo imagino con sus “hombrecillos” a lo “Érase una vez el cuerpo humano” , con una actividad interior impresionante. Y esto me ayuda mucho. De verdad.
Después de la sesión del jueves, día en el que me empecé a notar cierto malestar, e incluso pensé ilusamente que tanto sudor haría que desechara los virus antes de sentir los peores síntomas, me cogí un constipado de campeonato. Mi hija estaba constipada y con anginas toda la semana y me lo pegó. El viernes a mediodía, cuando plegué del trabajo, me metí en casa y no he salido hasta esta mañana, esperanzada de sentirme ya bien para los 70′ de running que me esperaban. No ha sido así, no he notado mucha mejoría, y encima no he descansado bien durante toda la semana, primero por las anginas de mi hija que me han levantado varias veces por la noche durante la semana, y después mi congestión.
De todos modos tengo un compromiso, un reto que cumplir, y sin fiebre no hay excusas. No estaba segura de poder respirar bien, y de que mi cuerpo no se sintiera cansado y dolorido, pero aún así he salido.
Rubén había salido hacía dos horas y me dió tiempo de desayunar, vestirme y recoger la casa. Si él había salido tan pronto era para que a mí también me diera tiempo de correr. No iba a decirle ahora que no saldría (otro compromiso).
Los primeros 30′ han sido un “suplicio”. Dolor de hombros y espalda, moqueo continuo, sequedad de boca por no poder respirar por la nariz, calor,… La verdad es que no tenía muy claro que iba a ser capaz de acabar los 70′. Después de los primeros 30′ , di la vuelta para volver y a pesar de que hacía cierta subida, empecé a coger un poco de ritmo, y a sentir que mi modo de correr y mi respiración iban un poco más acompasados.
Además empezaron a salir runners por todas partes (la gente no madruga mucho, porque eran ya las 11:45), yo creo que nunca he visto, a excepción de las carreras y la Carretera de les Aigües, a tanta gente corriendo, ni en plena “operación bikini”, por la Diagonal. Esto también me animó mucho y me dió cierto “subidón”.
A falta de 10 minutos estaba tan cerca el completar el entrenamiento que el cansancio se transformó en satisfacción por el trabajo hecho. No del todo bien, porque el ritmo medio fué lento (6’47” ), a lo #trotecochinero y #tractorismo de @contadordekm (pasad por su blog y sabreis a qué me refiero), pero completado al fin y al cabo.
Está claro que si flaqueas en fuerza de voluntad, lo mejor es tener un reto claro, un compromiso contigo mismo y con otras personas, y a ser posible hacerlo público, porque entonces sí que ya no puedes fallar. Primero por tí mismo, por superarte, por conseguir lo que quieres. Segundo por las personas que te están ayudando, ya sea entrenadores, nutricionistas, colaboradores, otros que están en tu mismo proyecto, familiares que te ayudan con tus hijos o mascotas para que tú puedas hacer tus entrenamientos y otras citas relacionadas, y por último y muy importante, por las personas que en algún momento, o durante todo el proceso, pueden estar interesados en tí, en tus progresos, en tu reto, sea por el motivo que sea. Ya sea mediante el blog, facebook, twitter, Instagram, whatsapp, presencialmente, …. A todas esas personas que te animan en los momentos de máxima flaqueza y comparten contigo los logros, no les puedes fallar.
De ahí encuentro la fuerza de voluntad para seguir con mi reto.

Recuerda que también puedes seguir los retos de los otros componentes del equipo Run&Think. Para seguir el reto de Santi pulsa aquí y para seguir el reto de Rubén pulsa aquí.

Anuncios

6 pensamientos en “RETO RUN&THINK SEMANA 6 Y SEGUIMOS!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s