Pensamientos e impresiones pre-Behobia S.Sebastián

descarga

A 3 días de vivir una experiencia que sé que me resultará impresionante. Lo afronto con respeto, con cierta inquietud, pero con muchas ganas de vivir esos momentos, esa carrera de la que todos hablan tan bien. Ni un comentario negativo he oído. Todos resaltan lo emocionante que resulta el tener público animando a lo largo de toda la carrera. 20 km. de pasión por el esfuerzo y la superación de los participantes.

Después de los últimos entrenamientos me siento más segura. Las sensaciones han sido tan buenas últimamente que sé que voy a disfrutar mucho. No quiero llevar música, porque me quiero “empapar” de la pasión de corredores y espectadores, y vivir esta carrera como algo muy especial.

No os podeis imaginar lo nerviosa e impaciente que estoy… Parece que no llega nunca!!!

El tiempo, por lo visto, va a ser muy bueno, quizás demasiado y puede que pasemos calor… Pero ir llegando a la meta y ver la playa, el mar, con el sol reflejado, debe ser espectacular.

Rubén y yo nos quedaremos hasta el lunes, para evitar el “estrés” de llegar y salir para Barcelona. Como salgo de un cajón blanco “tortuguil” , mi hora de salida es a las 11:30h. así que la llegada será sobre las 14h. Si luego uno se tiene que duchar y comer, para poder llegar a una hora “digna” a Barcelona, conociéndome sé que me pasaría el fin de semana sufriendo “estresada” y no correría todo lo a gusto que debería, así que aprovechando que tengo unos jefes muy “enrollados” (uno de ellos corre también la Behobia), me cojo libre el lunes y así podemos disfrutar también de esa ciudad tan bonita que es San Sebastián.

El martes, ya en Barcelona, empiezo nueva etapa de dieta y entrenamientos de fuerza, pero eso ya lo explicaré en otro post.

A todos los que vais a participar en esta carrera, os deseo que la disfruteis.

Anuncios

FOMENTAR EL DEPORTE EN LOS NIÑOS

El Consell de l’Esport Escolar de Barcelona (CEEB) organiza la X Challenge Escolar de Cros Barcelona Ciudad, en colaboración con los Distritos de Eixample, Les Corts, Sants-Montjuïc, Sant Martí, Nou Barris, Sant Andreu i Ciutat Vella.
Hoy era el cros de Sant Martí, en la pista de atletismo de la Mar Bella.
Los niños han demostrado ser unos grandes deportistas y tomarse muy en serio esto de correr, estirando y calentando antes de su carrera.
Después de cada carrera se repartía fruta y otros obsequios para los niños.

 

Una buena iniciativa del ayuntamiento, que apuesta por el deporte entre los niños con este tipo de eventos, haciendo que los niños crezcan con el concepto de que el deporte y la vida saludable forma parte de su día a día, además de enseñarles valores como la lucha, el esfuerzo, la amistad (porque hemos visto cómo una niña que corría junto a otra que se ha caído, se ha parado a ayudarla y han seguido juntas).

Además hacía un día espléndido, cosa que ha contribuido más aún para que los niños se lo pasaran pipa.



En cuanto a mis hijos, les ha hecho gracia ver que esta vez eran ellos, y no sus padres, los que se ponían el dorsal y participaban en una carrera. Se lo han tomado muy en serio, y no les ha importado no ser de los primeros, porque como sus padres tienen el concepto de que lo importante es pasarlo bien.

LA SANSILVESTRADA. QUIERO HACERLA!!!!

Llamadme loca, pero quiero participar en La Sansilvestrada.

Hoy lo he leído en Facebook y oye, sería un super reto.
Se trata de correr 3 Sansilvestre en el mismo día 31 de diciembre, en Madrid. Una a las 10h. en Las Rozas, otra a las 12h. en Alcobendas, y la última a las 17:30h. en Vallecas. Flipante!!! Y lo quiero hacer, así que os agradeceré que me voteis en mi facebook o en mi twitter para que sea una de las más votadas y pueda vivir este super reto.
Aunque las bases dicen que tienes que acreditar que has corrido 10km. en menos de una hora…Pues ala, otro reto, correr la Jean Bouin en menos de 1 hora. Con eso podré acreditarlo. Así que espero que el 23 de noviembre, fecha de la Jean Bouin, haga fresquito y pueda correr sin calor, y que ese día mi cuerpo esté como tiene que estar, que hay semanas que literalmente parece que me arrastre.
Total, que de reto a reto y tiro porque me toca, y si los consigo todos ya será mi apoteosis personal, y entonces no habrá quien me pare. Mieditoooo.
Y oye, si así promociono nuestro proyecto Run&Think, pues mejor que mejor.
Al fin y al cabo Run&Think ha nacido del convencimiento de que la mente nos ayudará a conseguir todo lo que nos propongamos, pero siempre como aliada, utilizando el lado positivo de nuestros pensamientos y transformándolos en motivación y beneficio para nuestro cuerpo y mente, y en consecuéncia, como beneficio para las personas a las que queremos.
Esta idea, junto a nuestros conocimientos, experiencia y creatividad son los que nos ayudan para ir dando forma a esta idea de negocio.
Pronto os sorprenderemos con nuestra presentación.
Mientras tanto, seguiré entrenándome para ir llegando a mis metas.

Votar en los Premios Bitacoras.com Bitacoras.com

MAMA RUNNER: HACER MALABARISMOS PARA ENTRENAR

A menudo leo comentarios, en algunos blogs, o en Twitter, de las dificultades que tenemos algunas mamás para poder encontrar momentos para hacer cosas para nosotras. Es una realidad, que queremos estar en todas partes y hacer todas las cosas lo mejor posible. Queremos ser buenas madres, esposas perfectas, cumplir con nuestro trabajo fuera de casa (las más ambiciosas ser las mejores en nuestros puestos de trabajo), tener la casa como los chorros del oro, que nuestra família se alimente correctamente, que todos se sientan atendidos, que la nevera esté siempre llena, que los niños no tengan frío en invierno, que no tengan calor en verano, que lleven todo al cole, y el almuerzo y la merienda que no falte, y si han crecido, comprarles ropa y calzado adecuado a la época del año….. Y un sin fín de cosas más, que además tenemos que compaginar con nuestro cuidado personal, nuestra pareja y aficiones, y nuevos proyectos. Para algunas de nosotras el día tendría que tener 48 horas para poder hacerlo todo sin tener esa sensación de culpabilidad que a veces nos invade.
Ahora que mis hijos són más mayorcitos (6 y 9 años), y que tengo a mi madre muy cerquita (sin desmerecer a mis hermanos que alguna vez se han hecho cargo de mis hijos para que Rubén y yo pudiéramos ir a alguna carrera), me he fijado como días de entrenamiento los martes y jueves, al salir del trabajo, y otro día en fin de semana.
Los martes y jueves, porque son los días que no tengo que recoger yo a mis hijos en el cole. A pesar de eso, de saber que están atendidos por la mejor persona que los podría atender, no dejo de tener una sensación de culpabilidad, porque en ese rato podría estar ayudándolos a hacer los deberes, o simplemente haciéndoles compañía o ocupándome de mi casa, y culpabilidad también por mi madre, que pudiendo estar tranquilita en su casa, está en la mía, cuidando de mis niños. Aunque ella nunca se ha quejado porque su mayor alegría son ellos, y si pasa un día sin verlos ya está que no vive. Pero a veces hay que ser un poco egoista, sin olvidar que el beneficio que nos da hacer algo para uno mismo, repercute en el bienestar de los que nos rodean.
Cuando salgo del trabajo, ya vestida para correr, me pongo mis auriculares y soy Marisa, en mi momento, mi espacio, compitiendo conmigo misma, sintiéndome libre.
El beneficio que eso está aportando a mi mente, a mi cuerpo, y a mi família, son múltiples.
Además de sentirme mejor conmigo misma por estar haciendo algo de lo que no me creía capaz, superándome a cada kilómetro que corro, de haber dejado de fumar gracias al running, de no constiparme, de no toser, de no sentirme constantemente cansada, además de todo eso y mucho más, veo que mis hijos crecen con el concepto de que el deporte forma parte de sus vidas, y prefiero que se rodeen de un ambiente deportivo y sano antes de muchos otros que se ven y que me ponen los pelos de punta.
No estamos obsesionados, pero queremos que el deporte sea parte de nuestras vidas, tanto por nuestra salud física, como la mental.
Mi último comentario de hoy es para esos abuelos, familiares, parejas, en definitiva cuidadores de nuestros hijos, que nos ayudan a compaginar nuestra afición con todo lo demás, y que además nos animan constantemente a hacerlo.
Para mí, ver a mi marido, hijos, hermano y madre en la Cursa de la Dona fue un momentazo que nunca olvidaré y llevaré siempre en mi corazón como momentito “de confort” psicológico (yo me
entiendo).

Votar en los Premios Bitacoras.com Bitacoras.com

DE VERDAD, ES POSIBLE SER FELIZ CORRIENDO!!!

Hoy, twitteando con Javi Jiménez (@CFD_JaviJimenez), se me ha ocurrido este post, porque me ha preguntado si ya había encontrado grupo para correr y le he respondido que no he logrado enredar a nadie más, que lo estaba intentando entre los papis y mamis del cole de mis hijos pero nadie me creía cuando les decía que sí eran capaces de correr y que además se sentirían súper bien después de hacerlo, y muchas veces mientras estuvieran haciéndolo.
Por ejemplo, mi hermano Gori. Intento arrastrarlo a esto del running. Él es de bici y de básquet, y siempre me dice que correr es de cobardes. Una frasecita hecha graciosita a la que no le encuentro el sentido, porque para correr, sin haberlo hecho antes, hay que ser muy valiente. Incluso aunque lo lleves haciendo toda tu vida, ir superando retos es mirar a la vida de cara y no conformarse con lo justito. Para mí, eso, es de cracks y valientes.
Otros comentarios que suelo oír son: “si no puedo correr más de 500 metros sin que me salga el corazón por la boca”, “es que me aburre”, o el simple y decepcionante “yo no puedo”.
Estos comentarios, y muchos más, son a los que me enfrento cada vez que intento introducir a algún incrédulo en esto del correr, y no les culpo. Hace dos años yo era de ese grupo incrédulo. Miro atrás y considero que estaba acomodada, vaga, me había impuesto la etiqueta de “incapaz” para el deporte.
El tiempo, los entrenos y las carreras me van demostrando que soy perfectamente capaz, que todos lo somos. Es cuestión de proponérselo, insistir a pesar de tener un mal entrenamiento, del cansancio, del dolor, establecer una rutina, deshacerse de los prejuicios, vergüenzas, etiquetas. Las dichosas etiquetas que nos imponen y nos imponemos. Casi son más peligrosas las que nos imponemos, porque en ocasiones somos más críticos nosotros con uno mismo, que los que nos rodean.
Hoy ha sido uno de esos días de subidón. En realidad llevo una semana feliz en cuanto a mis entrenamientos. El martes corrí 8km., hoy 10, mejorando muchísimo mi ritmo (a 6’03” el kilómetro), subiendo al Mnac. Pongo foto para demostrarlo.
He subido por las escaleras (las mecánicas no), y debe ser muy bueno esto de subir por las escaleras porque me notaba todos los músculos que puedan existir en mi trasero. Y llegar arriba ha sido como conseguir el trofeo más preciado. Me he sentido, de verdad y sin exagerar, como si fuera capaz de comerme el mundo. He pensado que nadie me iba a parar en mis propósitos, a todos los niveles, y con estos pensamientos he empezado a bajar, hasta completar los 10km. Con una sensación plena que es difícil de explicar.
Los incrédulos que no lo prueben nunca no conocerán esta sensación, y es una pena, porque no saben todo lo que pueden conseguir.
Votar en los Premios Bitacoras.com Bitacoras.com

Entrenar con mi hijo

Ayer corrí 5km. con mi hijo Adrián, de 9 años. Me sorprendió comprovar que no paró de hablar en todo el recorrido, sin perder el aliento practicamente en ningún momento, iendo a un ritmo medio de 7min/km. Uno de los kilómetros lo hicimos a 6’15” y apenas se notó en su voz. Sólo aflojó un poco en la subida de Arístides Maiol por el lateral del Camp Nou, que tenía flato (no me extraña) y fué un trocito andando. Pero él siguió hablando.
Me fue bien, porque fui de entretenida…. Adrián planeaba hacer un blog en el que hablara de varias cosas de su interés, pasando a detallarme cada uno de los apartados de ese blog, con diferentes temáticas. El juego de Plantas Vs Zombies con sus tácticas, otra de canciones compuestas por él, otra de fútbol, etc…. Un claro ejemplo de que corriendo a veces se te ocurren un montón de cosas. En 36 minutos se le ocurrieron un montón de ideas….
Me gustó mucho compartir esos minutos con él. Primero porque me encanta la idea de que crezca con el concepto de que el deporte ha de formar parte de su vida, como modo de mantener una vida saludable, tanto a nivel físico, como psíquico.
También porque Adrián es muy nervioso, yo le digo que tiene tanta energía positiva que necesita sacarla fuera de mil maneras, y a medida que íbamos avanzando veía que se iba relajando. Por tanto, una de las finalidades también la vi compensada.
La gente nos miraba, supongo que porque no es habitual, ver a una madre (o padre) y su hijo corriendo por la ciudad, al menos no tan habitual como debería ser. Sí se ven a hijos en bici, mientras sus padres corren, pero todos corriendo es más raro de ver.
En definitiva, una experiencia muy satisfactoria que me encantará repetir espero que en muchas ocasiones. Me ha hecho sentir llena de energía y alegría, y muy acompañada.
Además Adrián es un poco “perrete”, por lo que espero que con el incentivo de pasar un rato con su padres, se esfuerce más en hacer deporte.